NEUQUÉN

La fecha de la interna y otras definiciones en el MPN

Noviembre ofrece tres fines de semana antes del mundial, para definir el candidato a gobernador. Pero no es el único mes posible.
sábado, 9 de abril de 2022 · 22:12

En las jornadas previas a las reuniones con las grandes operadoras de Vaca Muerta, que el gobernador Omar Gutiérrez realiza por estas horas en Houston, se aceleraron los pasos rumbo al encuentro dirigencial - militante que el MPN Azul realizará en El Chocón. Fue así que se pusieron distintas cuestiones sobre la mesa; entre ellas, la fecha de la interna por la candidatura a gobernador, la conveniencia o no de presentar la fórmula en unos pocos días más, y el posible candidato a la presidencia del partido (que se votará primero).

Respecto de la fecha para la interna en la que el MPN dirimirá candidaturas a gobernador, vice, diputados provinciales e intendentes, se evaluó que noviembre es, quizá, un buen mes como para llegar a la parsimonia de enero con las cuestiones resueltas e imprimir el acelerador a fondo en febrero (vale recordar que la última general fue el 10 de marzo de 2019). Sin embargo, alguien -en las esferas de decisión- planteó que el simple hecho de hacer coincidir la interna con el momento en que el país futbolero entrará en modo mundial podría generar ciertas complejidades, y fue entonces que surgieron algunas dudas. No obstante, para Messi y compañía la pelota recién comenzará a rodar el 22, por lo que habrá tres fines de semana para elegir en noviembre.

Las fechas tentativas que se pusieron a consideración son las siguientes: última semana de octubre; como se dijo, primeras de noviembre o de lo contrario -y ya como plan B- febrero, en lo que sin dudas sería patear el tablero, a la luz de la consabida estrategia de separar a las provinciales lo más posible de las presidenciales. Febrero otorga tiempo, pero limita garantías (dificultosa y hasta dónde se sabe, no querida ecuación).

En fin, sabido es que el acto del 30 de abril, en El Chocón, ha generado expectativas y que el engranaje Azul procura ajustar detalles de cara a una concurrencia que pretende masiva. También se sabe que semejante despliegue debería corresponderse con, al menos, algún anuncio fuerte. Entonces, si no es la fecha, bien podría llegar a ser la confirmación del precandidato a gobernador.

Quien está posicionado en la línea sucesoria de Gutiérrez es el vicegobernador Marcos Koopmann, dirigente que hace rato ha comenzado a desplegar un minucioso trabajo de instalación de imagen, progresivo pero con la mesura del caso. Un lanzamiento oficial obligaría a profundizar las estrategias y a salir decididamente en busca de los votos que están por fuera de lo que se supone es el piso del sector Azul.

Los matemáticos dan cuenta de que la estructura Azul es o sería capaz de garantizar entre 60.000 y 70.000 votos, según los estados de ánimo y la dirección de los vientos. Lo que se pueda sumar de ahí en más dependerá en gran medida del candidato y por supuesto habrá que caminar.

En paralelo se avanzará en el eventual armando de colectoras o quizá de un frente de partidos con el MPN como nave insignia. Pero, primero lo primero; y lo primero es la interna; no la de candidato a gobernador, sino la de cargos partidarios (para la Junta de Gobierno y la Convención) que, se entiende, se votarán antes.

Se dice que ya hay quienes le han pedido al actual presidente, Gutiérrez, que vaya por un nuevo período en la conducción partidaria que ganó en las urnas en dupla con Rolando Figueroa (en agosto de 2014) y cuya continuidad logró acompañado por Sandro Badilla (en septiembre de 2018). Hoy Figueroa es el adversario interno, pero es altamente probable que no le destine esfuerzos a la puja por cargos partidarios y que concentre su objetivo en la contienda por los cargos electivos. Enfrentar al aparato no es sencillo, especialmente en comicios exclusivos para afiliados; y la Azul no sólo gobierna el aparato provincial, sino también el municipal cuyo máximo referente, Mariano Gaido, ya adelantó intenciones de ir por la reelección en el municipio, aunque se le acredita chapa como para ir en busca del sillón de Roca y Rioja.

Figueroa construye, entonces, rumbo a “la madre de todas las batallas” (cada cuatro años hay una en el partido) y lo hace a fuerza de discursos firmes desde su banca de diputado nacional (siempre en defensa del federalismo), recorridas constantes y reuniones como la que acaba de compartir en Chos Malal con unos 500 concurrentes, entre afiliados y no.

Reunión política de Rolando Figueroa en Club sociedad estudiantil de Chos Malal.
Reunión política de Rolando Figueroa en Club sociedad estudiantil de Chos Malal.

Pero, como se dijo, primero lo primero y es probable que haya disputa por los cargos partidarios en varias de las seccionales; entre ellas, Cutral Co, Plaza Huincul, Lácar (San Martín de los Andes), Chos Malal, Loncopué, Añelo y Centenario. La Azul quizá no presente lista en Rincón de los Sauces, epicentro de la Azul y Blanca petrolera, que todo lo domina en su terruño.

Aunque con las salvedades del caso (y la certeza de que acostumbran esconder las cartas), las cuestiones macro parecen medianamente encaminadas en las distintas vertientes del MPN que, por lo pronto, ya conquistaron el primer objetivo: que se hable de ellas.

Más trabajoso parece el asunto en el arco opositor, donde Ramón Rioseco, perenne candidato, insiste con un frente que exceda al Frente de Todos e incluya a los socios de Juntos por el Cambio. El primer indicio lo dieron su hermana, la diputada provincial Teresa Rioseco, y el ex legislador nacional Leandro López (PRO) quienes se fotografiaron juntos; y ahora, en la semana, la también diputada provincial, Soledad Martínez (Frente Grande) dijo haberse reunido con su colega César Gass (UCR) en función de la hipotética posibilidad de un armado.

Pero, tanto el PJ como el PRO se nutren de la consabida grieta, y es por eso que el peronismo neuquino -entiéndase los sectores mayoritarios de Darío Martínez y de Oscar Parrilli- no ha salido a abonar esa clase de acercamientos. Lo mismo aplica para el PRO, especialmente para el ala dura que se referencia en Patricia Bullrich y que tiene como precandidato a gobernador al diputado nacional Francisco Sánchez, de buena relación con los libertarios de Javier Milei quienes llegan al absurdo de considerar “zurdos” a los seguidores de Horacio Rodríguez Larreta.

Lógicamente, el jefe de gobierno porteño también juega sus fichas en Neuquén y lo hace en los casilleros de Pablo Cervi (diputado nacional, UCR) y de Leticia Esteves (legisladora provincial, PRO); como así también hay encumbrados armadores del sector que ven con muy buenos ojos la eventual incorporación de la senadora Lucila Crexell (Movimiento Neuquino). Por lo pronto, la pretendida simbiosis de Rioseco, adversario al que el MPN ya le ha ganado, también se observa compleja si se tienen en cuenta las intenciones manifiestas de sumar a Carlos Eguía (CC-ARI), de sólida y hasta exacerbada posición “anti K”.

En todo esto subyace, además, un componente no menor que hasta ahora no se ha mencionado: con la partida del ex intendente Horacio Quiroga, la centro derecha neuquina también perdió buena parte de su autonomía respecto de Buenos Aires. “Pechi” se permitía coquetear tanto con Rioseco como con Sergio Massa o con José Manuel De la Sota, mientras dialogaba con Macri. Tenía lo que se dice, “espalda”. En cambio hoy es difícil imaginar semejante osadía sin el aval de los popes que habitan allá, a poco más de 1.100 kilómetros de Neuquén.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias