Covid-19 y su impacto en la industria

Baja la demanda y las compañías analizan escenarios

Comenzó a sentirse una desaceleración abrupta en la demada de combustibles. El Jefe de Economía del banco suiso Julius Bär dijo que la industria sobrevivirá pero algunas compañías desapareceran. YPF es una radiografía del resto de las empresas.
martes, 24 de marzo de 2020 · 11:27

El mundo sigue con atención la evolución del Covid-19. Los países cerraron sus fronteras como estrategia para contener la pandemia que puso en vilo a los sistemas de salud de las distintas naciones.

Como publicamos ayer, al COVID-19 se suma la guerra por el precio del petróleo. La estupidez de los grandes productores generó una caída estrepitosa del precio del barril que amenaza con cambiar las reglas del mercado y el poder geopolítico.

Desde que “apareció” el virus se registraron en Estados Unidos caídas del orden del 10% en la demanda de diésel y del 5% en los combustibles para los aviones. Según Dean Foreman, economista Jefe de API, “los datos de febrero reflejan el inicio del coronavirus y sirven como un indicador temprano del impacto que esta pandemia global ha tenido en los mercados de energía… la destrucción de la demanda resultante del coronavirus combinado con el aumento del suministro de Arabia Saudita y Rusia ha dejado a los mercados mundiales de energía en un territorio desconocido”.

Con el desarrollo de esquisto bituminoso, Estados Unidos se convirtió en muy poco tiempo en una competencia para los países exportadores de petróleo. Sin embargo, “el auge de la producción ha sido una quiebra financiera implacable” sentenció en su informe anual del Instituto para el Análisis Económico y Financiero de la Energía (IEEFA).

Para Norbert Rucker, Jefe de Economía de grupo suizo Julius Bär Group, “el negocio de esquisto se está paralizando y la producción de petróleo (en USA) está disminuyendo. La industria sobrevivirá, pero algunas compañías desaparecerán…”  expresó a un grupo de inversionistas preocupados por un posible colapso.

Argentina, el Covid-19 y la presión para sostener la actividad

La semana pasada circuló un audio del líder sindical Guillermo Pereyra donde ordenaba bajar a todo el personal que estuviera realizando tareas de perforación, fracturas o workover.

La realidad es que el DNU exceptúa del aislamiento social y obligatorio solo al personal afectado a la producción de petróleo y gas y no al personal de perforación. Según los propios referentes de las empresas, las actividades en los campos se fueron desacelerándose paulatinamente durante la semana con el desafío de mantener "la producción estable con un tercio de la dotación".

Como en Estados Unidos, la actividad comenzó a resentirse y las empresas comenzaron a evaluar escenarios futuros. El CEO de YPF, Daniel González, envió a su personal un video desde su casa en el cual indica que “la producción de petróleo está sin afectación y hemos dejado de perforar y completar pozos”.

“La producción de gas está empezado a caer, la demanda está entre el 15 y 30% debajo de lo que venía, (y) estamos bajando carga en las refinerías” aseguró González mientras comentaba que YPF comenzó a adecuarse a un nivel de demanda más bajo.

“Para que se den una idea, la demanda de nafta está 70% debajo de los días anteriores; el gasoil mas cerca del 50% y el combustible de aviación bajo cerca del 90%” ejemplificó el CEO de la empresa más grande del país.

La radiografía de YPF es similar a la de otras compañías. Al bajar la demanda en el mercado, existe una sobreoferta que actúa sobre el precio tirándolo hacia abajo. En este caso, el crudo -por efecto del Covid-19 y la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita- bajó a valores históricos haciendo que las compañías deban readecuar sus estrategias de producción.

Algunos, exportarán a precios bajos y otros -con mayor espalda financiera- almacenarán el crudo hasta que retome la senda alcista.

Lo sustancial en todo este escenario es “tomar conciencia que vienen tiempo difíciles”. Como dijo Daniel Gonzalez a sus empleados en el cierre de su video “no puedo dejar de enfatizar la importancia de cuidar los costos y minimizar los gastos para protegernos”. 

 

Comentarios