CRIMEN DE LA ESTUDIANTE DE MEDICINA

Para la madre de Agustina el identikit es mentira

Silvana Cappello planteó sus dudas con respecto a la actuación de la Justicia rionegrina
lunes, 15 de agosto de 2022 · 13:53

Mientras la Justicia analiza unas 400 muestras de ADN de detenidos en la cárcel de Cipolletti para tratar de establecer de quién era el material genético extraído de las uñas de Agustina Fernández, y el gobierno provincial puso una recompensa de 1 millón de pesos para ponerle nombre y apellido a un identikit, a la madre de la estudiante de Medicina asesinada nadie le aclara las dudas en torno a la investigación.

Silvana Cappello está destruida. Y pese al dolor, tiene la sapiencia para enumerar las cuestiones ilógicas que aparecen en la investigación por el crimen de su hija, ocurrida el 2 de julio en un complejo de departamentos de Cipolletti. Además del comportamiento del vecino de la joven, Pablo Parra, bastante mayor que ella y con el que Agustina iba a cenar esa noche, también fue contundente al calificar lo que piensa del identikit: "es mentira".

El sábado pasado, la mujer que vive en Santa Rosa, habló con el programa Cámara del Crimen, que conducen los periodistas Ricardo Canaletti y Rolando Barbano, por el canal Todo Noticias de Buenos Aires. Con su particular estilo, especialistas en policiales dejaron en claro muchas cuestiones que quedaron sin explicación desde el primer minuto de investigación, que luego fueron ratificadas por Cappello.

Apenas comenzada la charla, la madre de Agustina confesó que "los sábados son los peores días", explicó que "los fines de semana nuestras comunicaciones eran más intensas". Y recordó que a su hija la atacaron el sábado 2 de julio y que viajó 540 kilómetros entre Santa Rosa y Cipolletti, sabiendo que "no era algo simple". Por eso "para mi son días de dolor".

De esta manera, también Cappello se introdujo en uno de los puntos que mayor confusión genera en la investigación, de la cual la fiscalía de Cipolletti brindó muy pocas explicaciones. Es que a ella la llamó Parra, el vecino de Agustina, un petrolero bastante mayor que la joven, con el que había comenzado una amistad, a tal punto que fue él quien reconoció que le había dado una llave de su departamento para que pudiera usar el lavarropas.

Pero la madre de la joven hizo referencia a cosas puntuales que salen de la lógica de una persona que encuentra a una joven tirada en el piso, ensangrentada y convulsionando. Silvana reconoció que fue él quien la llamó por teléfono, que le dijo que era el amigo de Agustina y que esa noche habían acordado cenar como lo hacían frecuentemente, "me han visto salir, han entrado y la golpearon".

Ante la pregunta obligada del estado de salud, Parra evitó cualquier tipo de descripción y sólo contestó con un "mmm". "No me decía como estaba", se quejó la madre de la estudiante de 19 años, quien además subrayó que "le pregunté si podía agendar ese teléfono, 'es tuyo?' y me dijo 'no es de una vecina, porque el mío me lo robaron", e inmediatamente planteó una de las sospechas: "¿Cómo te lo robaron si no estabas?". 

Y en torno a este llamado, de dónde sacó Parra el número de teléfono de la mamá de Agustina, si el celular de la joven también fue robado con el suyo.

Por ahora, con rastros genéticos de un hombre que no sería su vecino, la Justicia busca por todos lados encontrar a la persona con esa cadena de ADN para poder culparla del crimen. Mientras que el identikit se difunde por todos lados sin lograr ponerle un nombre. Precisamente, al hablar del dibujo elaborado por la Policía Federal, la madre de Agustina fue contundente: "Es mentira".

"No se quién dio los datos, no me dan la respuesta. Me dicen vecinos, testigos, y no me quieren decir", expresó indignada la mujer que perdió su hija hace solo seis semanas y nada se sabe del autor. "Somos todos culpables hasta que se demuestre lo contrario", aseguró y resaltó algunas actitudes del petrolero cuando volvió a su casa y se encontró con la escena del crimen: "No hubiese ingresado a la casa por miedo de que alguien me ataque; no hubiese revisado lo que me falta porque hay una vida tirada. Acá lo que ponderó es lo material y eso no se lo perdono a nadie".

Con respecto a la investigación, reconoció que "están poniendo muchas horas para analizar videos o gente que va surgiendo", pero pidió personal que se encargue exclusivamente de la investigación del crimen de su hija "necesitamos gente a disposición de este caso concretamente. No se cuanto recurso tiene la Policía de Río Negro, queremos que haya la gente necesaria para llegar a un respuesta y que no se vaya desvaneciendo. No queremos que ninguna línea de investigación quede de lado por falta de personal", finalizó.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios