OPERATIVOS DE GENDARMERÍA

Guerra Narco: no pudieron allanar la cárcel de Roca

Ordenaron secuestrar el celular de un conocido narco de Allen que está detenido, pero justo lo habían cambiado de celda.
jueves, 7 de diciembre de 2023 · 12:23

En el impresionante operativo anti drogas que desarrolló Gendarmería en Allen, Centenario y Plottier, se secuestró un kilo de cocaína y una mujer de 54 años detenida. Pero la investigación quedó trunca al no poder secuestrar el celular de un preso en la cárcel de Roca.

El juez Federal roquense, Hugo Greca, dispuso que todos los procedimientos se realicen de manera simultánea y para eso encomendó a Gendarmería. Quiso evitar cualquier tipo de filtración filtración que complique los allanamientos.

El epicentro fue en Allen y como cada vez que las fuerzas federales llegan al barrio Colonizadora del Sud, el apellido Ayala retumba en el ambiente narco de la toda región.

Hace más de una década, el negocio de la cocaína en el Alto Valle pasaba por la casa de Luis Miguel "Cacha Pelada" Ayala. Una especie de Robin Hood del barrio Colonizadora, dónde le brindaban protección. Pero luego de caer en desgracia, fue asesinado en la cárcel de Roca en 2011.

De todas maneras, su apellido siguió vinculado al negocio narco. Allí aparecen en escena distintos familiares, como Mario Alberto “Churri” Ayala (hermano del “Chacha”), quien purgó pena y hasta estuvo prófugo tras una fuga. También el de Rodrigo Ayala, hijo del “Churri”, quien está preso en la cárcel de Roca.

Para Greca, este último aún continúa operando desde el Establecimiento de Ejecución Penal II, y por eso además de los 12 kioscos allanados, también dispuso que una comisión de Gendarmería llegue a la cárcel ubicada en el sector norte de la ciudad. La orden era precisa, ingresar a la celda de Rodrigo Ayala y revisarla hasta dar con un teléfono celular con el que opera. Los hombres de verde llegaron al establecimiento, pero el líder narco justo había sido trasladado.

El día anterior al procedimiento de Gendarmería, Ayala peleó con otros internos y se dispuso el traslado a otra celda. Esto le explicaron los gendarmes a Greca, pero el juez se negó a firmar otra orden de allanamiento o de hacerse presente en el lugar, que queda a no más de 10 cuadras de la sede del Juzgado Federal.

Entonces, pese a tener sospechas de que el narco sigue dirigiendo desde la cárcel una organización que se dedica a vender drogas, no se pudo secuestrar el teléfono en el que se podría encontrar una importante cantidad de prueba para desbaratar la banda que opera desde Allen y distribuye cocaína a distintos dealers de la región.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias