QUÉ PASA CON LA EDUCACIÓN

Neuquén: En julio del 2021 se evaluará cómo volver a clases

Esa es la proyección, en términos operativos, con la cual se trabaja en la provincia. Aguardan la norma que vuelque a papel esta definición.
domingo, 4 de octubre de 2020 · 00:00

Tradicionalmente, en las escuelas se hace un corte evaluativo de contenidos en julio, para repensar o ajustar el segundo trayecto hasta diciembre. A 7 meses de la pandemia, en las escuelas neuquinas se analiza cómo se hará la validación de contenidos, en un contexto donde aseguran que el 90% de los alumnos se pudo conectar, pero no se sabe si pudo aprender. Con estos resultados, se espera la norma legal desde Nación a las provincias, pero se trabaja pensando en volver a clases en julio del año que viene.

Estela Escudero es la jefa de supervisores del nivel primario en toda la provincia. Pero, además, tiene bajo su ala muchas escuelas, algunas en el oeste de la ciudad de Neuquén, otras en Valentina Sur, Confluencia y Sapere y además, en el interior neuquino. Hace 37 años que es docente, ha caminado la provincia y ha pasado por los diferentes roles frente a una escuela. “Estamos en territorio, hay que andar el barrio porque la escuela asocia a todos; donde pensamos que podía registrarse deserción, seguimos el caso personalmente. En este momento, estamos atravesados por el mismo aspecto socioeconómico en casi todos los barrios, pero quizás impacta más en el oeste neuquino por la magnitud del conglomerado”, manifestó.

En un breve contacto con este diario, Escudero relató las secuencias educativas, en las que derivó la pandemia en las escuelas primarias locales:

“Esto fue algo sorpresivo de la manera que se instaló, al principio se pensó que a los 20 días se volvería a la escuela. Al ser orgánicos, tuvimos que esperar desde la Supervisión hasta que en abril se fueron emitiendo resoluciones y se puso de alguna manera un techo a esta manera de enseñar. Se trabajó por plataformas, por wsp y por papel. Ahí se fue viendo, había que ir transitando con incertidumbre para ver cómo llegábamos al alumno, si se conectaba y si se mantenía en el tiempo. Pero a medida que pasaron los meses, este contacto educativo fue atravesado por lo socioeconómico: las familias se quedaron sin trabajo y les faltaba el sustento de comida. Ahí desde el CPE (Consejo Provincial de Educación) se emitió otra norma para distribuir los módulos alimentarios, y si los alumnos no podían conectarse, se llevó el contenido en formato papel. Llegamos a julio con el receso invernal, pedimos a los docentes redefinir el proyecto institucional y escolar que se había trazado. De ahora a diciembre, los docentes redefinirán las formas de conectarse”.

Uno de los reclamos reiterados fue la dificultad para poder acceder a las clases virtuales ¿En qué porcentaje se pudieron conectar los alumnos?

“En el primer período del año, el nivel de conectividad fue alto, casi del 92%. Luego bajó mucho, casi al otro extremo, porque empezaron a influir los costos”.

¿Cómo se redefine el año y fundamentalmente, cómo se proyecta el 2021?

Estamos a la espera de la norma 366/367 y 368 de como definirá y cómo se evaluará el tránsito del 2020 al 2021. Es una normativa de Nación. Cada jurisdicción debe emitir la norma, sobre todo, cómo se acredita cada cursado. Desde mi punto de vista, el año no está perdido, cada uno desde su rol y función, ha tratado de oxigenar y poner lo que corresponde. Uno siempre apunta a lograr lo mejor, pero en un 80% al menos se logró el objetivo. Habrá que jerarquizar para priorizar las unidades pedagógicas que faltaron y habrá que hacer una aceleración de las clases que no tuvieron. Este año no tiene una terminalidad”.

¿Cuáles fueron los mayores obstáculos que enfrentaron en este trayecto?

“En julio hubo un corte evaluativo institucional y otro se hará en diciembre, donde se armará un diagnóstico para el año que viene. Se están habilitando algunas plataformas que no consumen datos. Para nosotros, estamos transitando el año. Cada alumno es particular y tiene una forma de aproximarse al aprendizaje y otros no tantos. Los mayores obstáculos fueron la conectividad y que los padres ayuden a sus hijos a hacer las tareas, porque también ellos tenían que salir a trabajar y en la mayoría de los casos, se llevaban los celulares. En julio del 2021 se va a evaluar cómo volver. Lo definirá el ministerio de Salud”.

Comentarios