PANDEMIA VIRTUAL

Cruzó siete provincias a dedo hasta Santa Cruz, por amor

Enamorada a través de internet, la mujer violó todos los protocolos, viajó sin permisos y al llegar, él la rechazó.
sábado, 5 de septiembre de 2020 · 11:50

Sólo ella sabe lo que le despertó él a través de internet. Sólo ella puede explicar lo que la movió a hacer un pequeño bolso y recorrer tres mil kilómetros desde la salteña Orán hasta la santacruceña Caleta Olivia. En esa ceguera de amor e internet, no vio que pasaba las fronteras de las provincias y violaba una a una todas las normas impuestas por el coronavirus. De camión en camión transitó los tres mil kilómetros al margen de los retenes que –supuestamente- son tan rígidos en las siete provincias que atravesó.

La cuestión es que arribó anoche al límite de Santa Cruz: la vieron llegar caminando, con su pequeño bolso y ningún permiso de tránsito. Sólo su amor de internet en los ojos y el número de él, en el celular. Como el control sanitario no le permitía ingresar a Caleta Olivia, lo llamó desesperada. Llegó él en un remis, se vieron y se saludaron nerviosos. La única forma de que pueda ingresar ella a la ciudad es si Usted la va a alojar en su casa, le indicaron las autoridades.

Él –no se sabe si por la impresión que le causó ella minutos antes o porque cayó en la cuenta del problema que le acarrearía su presencia en la vivienda-, se negó. Negó el alojamiento, el amor por internet, la complicidad en el viaje y todo lo que se le preguntó.

Ella sintió caer su castillo virtual y la idealización que la llevó hasta el sur del país.

Las autoridades sanitarias la alojaron por el momento en un tráiler adaptado para quienes no tienen medios de movilidad, a la espera que los familiares de ella o los gobiernos de Salta y Santa Cruz resuelvan su regreso al norte del país.

Él no la va a sacar barata: por lo pronto, el Comité de Emergencia de Salud de Caleta Olivia realizó una denuncia en el fuero federal por la supuesta complicidad en el viaje ilegal de la mujer y además porque podría ser tipificada su negación como “una burla” y encuadrarse en los parámetros de violencia de género.

El comisario Adolfo Fernández, de Caleta Olivia, indicó que ella (Sabrina) tiene 32 años y él (Juan Pablo) tiene 29.

Comentarios