HISTORIAS PATAGÓNICAS

El sobreviviente del avión y del olvido

A partir de la foto de un monolito al costado de la ruta, salió a la luz por AM 550 y 24/7 Noticias un hecho que conmovió en 1955.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 07:00

Carlos “Polaco” Naves mira asombrado cómo ese pequeño avión amarillo hace piruetas sobre la meseta de Jaramillo, su humilde pueblo del norte de Santa Cruz. Hace frío en la tarde del 5 junio de 1955, como en todos los junios del sur del país. Ese mes quedará en la historia Argentina por otros aviones: los de la Marina, que tuvieron su bautismo de fuego bombardeando una concentración de argentinos en la Plaza de Mayo (matando a 308 personas e hiriendo a otras 700).

A 1905 kilómetros de esa histórica Plaza ensangrentada, una semana antes se tiñó de sangre el fuselaje del pequeño Piper PA 11 matrícula LV-YDH cuando una serie de firuletes en el aire terminaron contra la jarilla, la arena y el canto rodado de las afueras de Jaramillo.  A metros de la improvisada pista de carreras de autos, el Piper arrugado sobre la meseta se llevó la vida de su conductor (el joven Julio Alvarez) e hirió a quien hacía minutos miraba encandilado los rulos amarillos a sólo metros de la tierra: Carlos “Polaco” Naves.

65 años después, Carlos “Polaco” Naves se sube otra vez al Piper para elevar sobre los cielos de AM 550 y 24/7 Noticias, la historia que lo tuvo como protagonista y que sólo su familia o allegados conocen. Cuando sale al aire su voz, en el espacio “Fotos con Historia”, se corona una investigación que durante varios meses realizó Rubén Russo, a partir de la foto del monolito ubicado en el lugar donde cayó el avión. Porque el disparador de este rescate histórico fue esa fotografía tomada al pasar en uno de sus tantos viajes y la sed por conocer la historia que encerraba esa placa recordando la muerte de Alvarez.

Fue Russo y la colaboración de pobladores – especialmente Violeta Martínez-, de Naves y sus familiares, los que permitieron que un simple espacio radial y televisivo se llenara de vida, de recuerdos, de testimonios que ahora  laten en ese cemento frío.

Las nuevas tecnologías permiten ahora que este rescate histórico quede disponible para siempre, con su audio y con su imagen. Y allí estará, en la biblioteca de las historias mínimas que pueblan nuestra Patagonia Argentina.

Comentarios